Thomas Kuhn entrevista a Werner Heisenberg

El objetivo principal de este artículo consiste en analizar con una mirada epistemológica la entrevista que Thomas Kuhn le realizó a Werner Heisenberg en Copenhague en el año 1963 (http://www.aip.org/history/ohilist/4661_1.html). Para ello, se han tomado como eje distintos conceptos epistemológicos, como el concepto de paradigma, revolución científica, teoría cerrada, inconmensurabilidad, realismo y, rastreándolos a lo largo de toda la entrevista, se han logrado esbozar similitudes y disimilitudes en la concepción de ciencia de ambos hombres. A continuación se detalla la manera en la que el presente trabajo está organizado.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Reserva Federal: Sistema Moderno de Esclavitud IX

Conclusión Final

Vivimos tiempos de cambio. Momentos de gran turbulencia, donde lo único seguro es lo incierto, donde lo único estático es el cambio. En una época de anestesiaje colectivo, en una época en la que es más fácil quedarse dormido, como pez arrastrado por la corriente, haciendo lo que hacen los demás ciegamente, nuestra obligación –en caso de querer liberarnos- es la de DESPERTAR.

Nuestra situación se asemeja en gran medida a lo expresado por Platón, en la llamada “Alegoría a las cavernas”.

Roy Khalidbahn tenía razón cuando decía que hoy no sabemos nada, y la prueba está en que creemos saberlo todo. Hay una falsa idea de conocimiento que de verdad encapsula un estado de adormecimiento tal, no más favorable que el que se podía encontrar en la edad media.

¿Cómo fue que llegamos a esto? Los llamados “medios de comunicación” tienen muchísimo que ver. Estos medios son la herramienta por excelencia para inducirnos en un sueño dentro de un sueño, uno fabricado masivamente, usado para condicionar y no para liberar.

Condenados por nuestra dieta diaria de imágenes de terror, crímenes, falsedad, codicia, corrupción, terrorismo, etc. El bombardeo constante de todas esas imágenes refuerza condicionamientos e impiden despertar del sueño de nuestra gris cotidianeidad, guiando a nosotros, al “rebaño” a un control casi absoluto…Amparados detrás de una falsa veracidad, lo dicho por la televisión es palabra santa para la gran mayoría de la masa, quien adora y respeta la imagen de un hombre detrás de una pantalla como antaño sucedía con los sabios y los dioses…

Sin embargo, cuentan las malas lenguas unas leyendas extrañas que hablan de ciertos “locos” que están comenzando a cuestionarse y sacando a la luz cosas que a muchos les convendría que siguieran sepultadas bajo las tinieblas. Temas como la creación de dinero, el papel de la Reserva Federal, la perversidad de un sistema que nos hace ser (según ellos) esclavos de los bancos…pero en fin, a nadie parece importarle. Como la TV nunca toca esos contenidos, nadie se pone a pensar en esas barbaridades y, como nadie las piensa, no deben ser ciertas. Deben ser puras patrañas, propias de Hollywood. No merece nuestra “preciosa” atención. Éste, digamos que es el pensar del hombre civilizado de hoy…

Nos negamos a aceptar la mentira de que debemos pasar por esta vida y por esta historia como el tedioso subproducto de una desencaminada evolución de las especies.

Pero… ¿Acaso basta con negarse? No, no alcanza. Pero es el primer paso.

Luego, nuestro deber debe ser el de generar conciencia y crear focos de cambio que iluminen a esta sociedad desencarrilada. La humanidad debe conocer la verdadera naturaleza del sistema que rige sus vidas.

De manera que, ¿Qué nos queda? ¿Será posible movilizar a la gente para darle cabida a este cambio? De ser así, no tardaremos en ver una masiva histeria, desesperación y paranoia en los bancos, repletos de furiosos ciudadanos tratando de sacar sus ahorros y viendo que sus ahorros no están, nunca estuvieron. Suena familiar ¿O no?

Hay una solución cuerda y justa para remediar el inmenso daño que se ha hecho a tanta gente durante tanto tiempo: abolir el Sistema de la Reserva Federal y restaurar el poder de acuñar moneda a un Gobierno Federal que trabaje por el bien público. El camino es uno solo. Y no queda otra más que recuperarlo de las poderosas manos privadas que trabajan en su contra. Y si queremos que la historia no se repita, no podemos volver a permitir que vuelvan a caer en sus manos. El gran poeta y dramaturgo alemán Bertolt Brecht habría estado de acuerdo cuando dijo que “es más fácil robar estableciendo un banco que asaltándolo.”

De más esta decir que, en caso de liberar el poder de estas gigantescas corporaciones financieras, nos liberaríamos finalmente de este sistema de esclavitud moderna, mejor conocido como Reserva Federal.

Analicemos a grandes rasgos cómo nos veríamos beneficiados. En primer lugar, esto permitiría establecer una política prudente de creación de dinero que minimizaría nuestro impuesto más injusto: la inflación que, como ya hicimos mención, es producida por los banqueros privados en busca de beneficios que manipulan el suministro de dinero de la nación.
Del mismo modo, esto paralizaría la creciente y no menos esclavizante deuda nacional, logrando por fin frenar el aumento del suministro de dinero requerido para poder pagarla.
Al mismo tiempo, reduciría la carga tributaria que debe sufrir el público para el servicio exclusivo del pago de la deuda.

Si vamos un poco más lejos, podemos decir que hasta incluso serviría para evitar guerras que sólo se libran para obtener riqueza, poder, y recursos  – nunca por un motivo digno y humanitario como nos quieren hacer creer. Sin un poderoso cartel bancario y otros gigantes de la industria que viven de la miseria humana que generan, habría menos necesidad de guerra alguna.

Finalmente, la más grande consecuencia será que el dinero dejará de ser el amo y se convertirá en sirviente de la humanidad. El poder de la democracia se elevará por sobre el poder del dinero. Suena como un sueño. Pero señores, a veces los sueños se hacen realidad…
Tratemos de pensar ahora en ese tipo de mundo y en un gobierno que trabaje por el bien público en lugar de dañarlo como lo hace actualmente para servir al capital…

Ése mundo es posible, y la gente responsable tiene que trabajar por él, porque el que tenemos actualmente ha fracasado y debe ser cambiado antes de que sea ya muy tarde.

Ahora le pedimos que deje de soñar por un momento. Y vuelva a éste mundo corrupto en el que reina una falsa ilusión de democracia; que beneficia sólo a unos pocos privilegiados (dueños de gigantescas corporaciones) y causa tanta miseria y desesperación; un mundo despótico que no puede durar, ni debemos permitir que lo haga por mucho tiempo más; en el que innumerables guerras por el poder parecen nunca acabar; en el que la gente es una mercancía barata, utilizada según se la necesita y descartada como basura cuando no es así; sin preocupación por la preservación de un medio ambiente capaz de sustentarnos; en el que las necesidades humanas básicas no tienen importancia bajo un modelo económico en el que sólo vale el beneficio privado; en el que los placares suelen estar más llenos que los estómagos de los niños de los suburbios; en el que la democracia es un espejismo dentro de un capitalismo de corporativismo vertical; en el que debemos cambiar o convertirnos en historia antigua… En el lenguaje de las finanzas, estamos en el balance final. Y sólo un movimiento de masas de gente comprometida puede cambiar el mundo. Y debe acabar o acabaremos todos. ¿De qué lado está usted?
Piense que es inevitable que las cosas cambien. De una u otra manera, tarde o temprano lo harán. No obstante podría ser un desenlace que nadie puede desear – su autodestrucción que se lleve todo consigo, sea por un holocausto nuclear o por un medio ambiente tan inhóspito que no permita que vivamos en él, da igual. Nuestra única posibilidad es trabajar por el cambio…mientras quede tiempo.

Es su elección, pero sepa que el futuro está en sus manos. No sea ingenuo y por favor evite depositarlo en una caja de ahorro o en un plazo fijo. Gracias.

Mirk.

Bibliografía

Libros

Hitler ganó la guerra. Autor: Walter Graziano

Nadie vio Matrix. Autor: Walter Graziano

La Verdad Acerca del Dinero Autor: Leonard Orr

Documentales

Zeitgeist, the Movie – Productor: Peter Joseph

Zeitgeist II Addendum – Productor: Peter Joseph

Money as debt –  El dinero es deuda. – Productor: Paul Grignon

America: freedom to fascism – Ámerica: Libertad al fascismo – Productor: Aaron Russo

The Money masters – Amos del Dinero – Productor: Bill Still Directores: B. Still, Patrick Carmack

Películas

El ConcursanteDirector: Rodrigo Cortés

Discursos

http://www.youtube.com/watch?v=qOJ4wxgwqSI&feature=player_embedded

Ron Paul, senador republicano, en una sesión el 25/02/2009

Sitios de Internet

http://www.mutualismo.org/2008/02/entendiendo-esclavitud-moderna/

http://www.rebelion.org/noticias/2006/7/34837.pdf

http://www.infobae.com/contenidos/474521-101275-0-Gadafi-Ahmadinejad-y-Ch%C3%A1vez-El-dictador-el-d%C3%A9spota-y-el-mat%C3%B3n

http://www.quiendebeaquien.org/spip.php?article1208

http://www.stormfront.org/forum/showthread.php?t=574382&page=2

http://www.liberalismo.org/articulo/222/12/patron/oro/

http://www.altruists.org/static/files/hdd01%20-%20Como%20Se%20Crea%20El%20Dinero.htm#4

http://www.libertaddigital.com/economia/obama-presenta-su-reforma-financiera-la-fed-y-la-casa-blanca-duenos-de-la-banca-1276362496/

http://www.libertaddigital.com/economia/ron-paul-recuerda-a-bernanke-que-la-reserva-federal-es-la-culpable-de-la-crisis-1276353186/

http://www.federalreserve.gov/aboutthefed/fract.htm

http://www.tothesource.org/12_4_2002/header_in_God_we_trust.jpg

http://es.wikipedia.org/wiki/Alegor%C3%ADa_de_la_caverna

http://www.ningunismo.org.ar/

http://www.liberalismo.org/bitacoras/1/4106/grandeza/patron/oro/

http://www.elmundo.es/elmundo/2007/10/05/solidaridad/1191608754.html

http://www.john-f-kennedy.net/executiveorder11110.htm

http://www.elindependent.org/articulos/article.asp?id=171

http://www.avizora.com/publicaciones/crimen_y_seguridad/textos/0012_caso_kennedy_asesinato.htm

http://rumboaldespertar.blogspot.com/

http://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_de_cambio_local

http://www.gestiopolis.com/recursos5/docs/fin/bancofina.htm

http://api.ning.com/files/EVFyIZ3YQ9oMF2-aFWtCwuISypkv*DiIqnhvaRU*S9-hh7SHuBW0Sg3PNiVKVkwTaRUMXSZXQU8I8Db6Ng5RZYOEsxCziXvv/1in_god_we_trustbig.jpg

http://www.avizora.com/publicaciones/politica_y_economia_americanas/textos/0083_reserva_federal_dinero.htm

http://protestabancaria.wordpress.com/

http://www.visionesalternativas.com/index.php?option=com_deeppockets&task=contShow&id=80835

http://www.avizora.com/publicaciones/politica_y_economia_americanas/textos/0085_jfk_contra_reserva_federal.htm

http://www.rafapal.com/?page_id=473

http://www.animalweb.cl/n_o_imperial/economia/bancos_reserva_federal.htm

Federal Reserve act

http://www.xdepot.com.ar/2008/05/reserva-federal-de-eeuu-y-los-hombres.html

http://laclase.info/internacionales/la-reserva-federal-en-manos-de-banqueros-privados

http://es.wikipedia.org/wiki/Reforma_monetaria#Sistemas_monetarios_alternativos

http://www.fiestablogs.com/blog.php?user=blogpress&note=10338

http://www.17-s.info/es/el-95-del-dinero-es-creado-por-bancos-privados

https://www.blogger.com/comment.g?blogID=12762645&postID=111564847937189782&pli=1

http://centros5.pntic.mec.es/ies.arzobispo.valdes.salas/alumnos/moneda/apli.html

http://elproyectomatriz.wordpress.com/2008/02/15/john-f-kennedy-y-la-reserva-federal/

http://www.numismatik.com.ar/monedas/bancos-de-babilonia-y-monedas-persas.php

http://www.monografias.com/trabajos/economia/economia.shtml

http://www.wikilearning.com/monografia/los_bancos_y_otras_instituciones_financieras-origen_de_los_bancos_y_otras_instituciones_financieras/13012-2


<!–[if !mso]> <! st1\:*{behavior:url(#ieooui) } –>

Bibliografía

Libros

Hitler ganó la guerra. Autor: Walter Graziano

Nadie vio Matrix. Autor: Walter Graziano

La Verdad Acerca del Dinero Autor: Leonard Orr

Documentales

Zeitgeist, the Movie – Productor: Peter Joseph

Zeitgeist II Addendum – Productor: Peter Joseph

Money as debt –  El dinero es deuda. – Productor: Paul Grignon

America: freedom to fascism – Ámerica: Libertad al fascismo – Productor: Aaron Russo

The Money masters – Amos del Dinero – Productor: Bill Still Directores: B. Still, Patrick Carmack

Películas

El ConcursanteDirector: Rodrigo Cortés

Discursos

http://www.youtube.com/watch?v=qOJ4wxgwqSI&feature=player_embedded

Ron Paul, senador republicano, en una sesión el 25/02/2009

Sitios de Internet

http://www.mutualismo.org/2008/02/entendiendo-esclavitud-moderna/

http://www.rebelion.org/noticias/2006/7/34837.pdf

http://www.infobae.com/contenidos/474521-101275-0-Gadafi-Ahmadinejad-y-Ch%C3%A1vez-El-dictador-el-d%C3%A9spota-y-el-mat%C3%B3n

http://www.quiendebeaquien.org/spip.php?article1208

http://www.stormfront.org/forum/showthread.php?t=574382&page=2

http://www.liberalismo.org/articulo/222/12/patron/oro/

http://www.altruists.org/static/files/hdd01%20-%20Como%20Se%20Crea%20El%20Dinero.htm#4

http://www.libertaddigital.com/economia/obama-presenta-su-reforma-financiera-la-fed-y-la-casa-blanca-duenos-de-la-banca-1276362496/

http://www.libertaddigital.com/economia/ron-paul-recuerda-a-bernanke-que-la-reserva-federal-es-la-culpable-de-la-crisis-1276353186/

http://www.federalreserve.gov/aboutthefed/fract.htm

http://www.tothesource.org/12_4_2002/header_in_God_we_trust.jpg

http://es.wikipedia.org/wiki/Alegor%C3%ADa_de_la_caverna

http://www.ningunismo.org.ar/

http://www.liberalismo.org/bitacoras/1/4106/grandeza/patron/oro/

http://www.elmundo.es/elmundo/2007/10/05/solidaridad/1191608754.html

http://www.john-f-kennedy.net/executiveorder11110.htm

http://www.elindependent.org/articulos/article.asp?id=171

http://www.avizora.com/publicaciones/crimen_y_seguridad/textos/0012_caso_kennedy_asesinato.htm

http://rumboaldespertar.blogspot.com/

http://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_de_cambio_local

http://www.gestiopolis.com/recursos5/docs/fin/bancofina.htm

http://api.ning.com/files/EVFyIZ3YQ9oMF2-aFWtCwuISypkv*DiIqnhvaRU*S9-hh7SHuBW0Sg3PNiVKVkwTaRUMXSZXQU8I8Db6Ng5RZYOEsxCziXvv/1in_god_we_trustbig.jpg

http://www.avizora.com/publicaciones/politica_y_economia_americanas/textos/0083_reserva_federal_dinero.htm

http://protestabancaria.wordpress.com/

http://www.visionesalternativas.com/index.php?option=com_deeppockets&task=contShow&id=80835

http://www.avizora.com/publicaciones/politica_y_economia_americanas/textos/0085_jfk_contra_reserva_federal.htm

http://www.rafapal.com/?page_id=473

http://www.animalweb.cl/n_o_imperial/economia/bancos_reserva_federal.htm

Federal Reserve act

http://www.xdepot.com.ar/2008/05/reserva-federal-de-eeuu-y-los-hombres.html

http://laclase.info/internacionales/la-reserva-federal-en-manos-de-banqueros-privados

http://es.wikipedia.org/wiki/Reforma_monetaria#Sistemas_monetarios_alternativos

http://www.fiestablogs.com/blog.php?user=blogpress&note=10338

http://www.17-s.info/es/el-95-del-dinero-es-creado-por-bancos-privados

https://www.blogger.com/comment.g?blogID=12762645&postID=111564847937189782&pli=1

http://centros5.pntic.mec.es/ies.arzobispo.valdes.salas/alumnos/moneda/apli.html

http://elproyectomatriz.wordpress.com/2008/02/15/john-f-kennedy-y-la-reserva-federal/

http://www.numismatik.com.ar/monedas/bancos-de-babilonia-y-monedas-persas.php

http://www.monografias.com/trabajos/economia/economia.shtml

http://www.wikilearning.com/monografia/los_bancos_y_otras_instituciones_financieras-origen_de_los_bancos_y_otras_instituciones_financieras/13012-2

Reserva Federal: Sistema Moderno de Esclavitud VIII

La inflación como robo silencioso de nuestro poder adquisitivo

Señores, lamentamos decirles que esto no se acaba…Todavía hay mucho más que contar y sacar a la luz. Sigamos.

Los bancos al crear dinero y cobrar intereses sobre éste, lo que están haciendo es crear INFLACIÓN, es decir, están aumentando la cantidad de dinero disponible sin aumentar al mismo tiempo la oferta de bienes y servicios. Si acrecentásemos al doble la cantidad de moneda en circulación, pero sin aumentar al mismo tiempo la cantidad de productores en un modo semejante, no nos convertiríamos en el doble de ricos. Ya que, como habría los mismos bienes, los precios terminarían por duplicarse.

Ésta sobre-creación de dinero que estamos obligados a usar nos afecta de igual manera a todas las personas. No importa si somos o no clientes de los bancos. Lo que pasa es que éste privilegio es exclusivo, por el monopolio de un grupo de instituciones privadas. Entonces,  podemos concluir que éste, se trata de un robo legal por el cual nuestro dinero pierde valor en cada porción de tiempo en qué lo tenemos. Todo esto, como podemos imaginar, significa una inmensa cantidad robada.

Además, la inflación también sirve para cerrar el círculo y evitar que el sistema colapse. Esto hace que el dinero sólo tenga un lugar fácil dónde refugiarse de la pérdida de valor. El banco. Así las personas, y especialmente las que ahorran, están forzadas a protegerse de la devaluación buscando refugio en ésta institución, la cual con este nuevo ingreso podrá crear más dinero y producir más inflación haciendo que la rueda no se pare.

Ron Paul, actual senador por el partido demócrata, expreso en la pasada sesión en la Cámara de Representantes del 25/02/09 “El Congreso, que ha dado éste poder a la Fed, ha transmitido poderes económicos extraordinarios a unas pocas personas de la elite. Este es un poder del que ha abusado a lo largo de la historia. Sólo los Bancos Centrales pueden inflar la moneda, creando nuevo dinero y crédito de la nada, en secreto, sin control ni supervisión. Y esto genera inflación, que facilita el déficit, las guerras innecesarias y gasto público excesivo” señaló.

“Depender del fraude monetario para la prosperidad nacional, es como basar la capacidad de salir de la crisis en la lotería. La inflación ha sido causada para pagar por todas las guerras e imperios y todos ellos acaban mal. El inflacionismo y el corporativismo generan proteccionismo y guerras comerciales. Promueve el buscar chivos expiatorios, culpando de los problemas a los extranjeros, inmigrantes ilegales, minorías étnicas y, en definitiva, atenta contra la libertad misma. Además, el proceso entero es inconstitucional porque no hay ninguna autoridad legal para operar el sistema monetario. Así que detengámoslo y recuperemos una política de prosperidad, paz y libertad. El momento ha llegado, acabemos con la Fed”, concluyó el senador de EEUU. Este señor si que no se guarda nada, y eso que ocupa un cargo importante.[1]

Crecimiento infinito VS Planeta finito

Este sistema financiero depende pura y exclusivamente de la concesión de cada vez más cantidad de dinero en préstamos. Los préstamos se traducen finalmente en un impacto ambiental dado que la gente los pide para comprarse un coche, para viajar, para ampliar una industria o para construir casas, entre otras cosas mucho más dañinas, como pueden ser guerras o proyectos mineros, y demás. Podemos ver entonces, que éste sistema de crecimiento de la economía basado en el préstamo depende exclusivamente de la constante y creciente conversión de los recursos naturales en dióxido de carbono y otros residuos. La mala noticia es que, estamos llegando a los límites del crecimiento de la producción de energía a causa del declive del petróleo y también estamos cerca de los límites de muchas explotaciones mineras. Basados en esto, podemos concluir que este sistema creado hace más de 300 años con base en el creciente crédito no puede continuar tal como lo conocemos.

Ésta especulación coincide con una enorme crisis financiera mundial, por lo que nos atrevemos a preguntar: ¿Significa esta crisis actual el fin del sistema financiero basado en el crecimiento?

Es una pregunta un tanto prematura, sin embargo no podemos negar el hecho de que es síntoma de un cambio que se avecina…

 

¿Por qué el dinero es anti-democrático?

A continuación, seguiremos navegando por este océano de salada injusticia y pasaremos a examinar la naturaleza anti-democrática del sistema bancario. Gran parte de ésta, parte de la injusta premisa que el público no bancario no tiene forma de influir en las decisiones de éste mágico proceso de creación de dinero “desde la nada”. Sólo son los administradores de los bancos y el Comité de Mercados Abiertos del Directorio de la Reserva Federal los encargados de decidir cuanto dinero generan, y principalmente, para qué propósitos debe ésta moneda ser creada. De más está decir que éstas discusiones son completamente cerradas a la opinión pública. Las decisiones sobre la creación de dinero están basadas en si un prestamista podrá pagar y cuánto interés el prestamista deberá cargar, que es lo que brindará las ganancias al banco. Esto quiere decir que la mayoría del dinero será creado para prestárselo a gente que ya tiene mucho dinero, y grandes ventajas en la vida. A todo esto, la gente sin estas ventajas no tendrán acceso al proceso de creación del mismo, excepto en circunstancias de explotación, creadas por las altas tasas de interés y/o la obtención de los activos o recursos por los mismos bancos. O peor aún, los más desafortunados tendrán que buscar dinero en entidades no bancarias que ya han acumulado gran cantidad de dinero, lo que suele llevar a escenarios de explotación.

Con todo esto podemos concluir que el dinero NO es creado para cosas deseables para la sociedad como un todo. De hecho, es usualmente creado para cosas que la sociedad no quiere en lo absoluto. Con esto hacemos referencia a proyectos que llevan a una descomunal destrucción de nuestros recursos naturales como nuevas plantas nucleares, minería, guerras, etc., debido a que el banco sabe muy bien que estos proyectos seguramente devuelvan los créditos…

Asimismo sería interesante el resaltar que el dinero casi nunca es creado con el propósito de generar bienes comunes, como salud y educación, ya que tales servicios no devolverán los créditos. Estos servicios más bien dependen de dinero que ha sido reciclado a través del sistema impositivo. De ahí que no es sorprendente que hayamos llegado a la situación de que el valor monetario y el valor social estén inversamente relacionados. Con esto queremos decir que un bien o servicio que tenga un alto valor monetario en los mercados de propiedad privada generalmente tiene un bajo valor social. Inversamente los bienes y servicios de alto valor social generalmente tienen bajo valor monetario. Esto es fácilmente demostrable con un ejemplo actual: los proveedores de bienes públicos como los maestros son algunos de los trabajadores peor pagados, pero las financieras son las profesiones más lucrativas que existen.

Está claro que la creación de dinero en los bancos comerciales es anti-democrática y por ello alienta la creación de dinero (o deuda) para muchas actividades indeseables. Es una preocupación importante que este proceso no esté abierto al escrutinio público. Muchos de estos problemas podrían ser remediados si el público tuviera peso en las decisiones alrededor de la creación de dinero, no que éste “privilegio” esté concentrado en unas pocas manos privadas. Esto requiere una perspectiva completamente distinta de pensamiento acerca del dinero hoy. Es un problema muy complejo para el que no existen respuestas sencillas. Pero al menos esto se debería priorizar en la lista de temas de debate público. Además, una vez que entiende el proceso de creación de dinero desde “la nada”, comienza a comprender que lo que hace la Reserva Federal y los bancos no es tan complicado después de todo.


[1] Si desea ver el discurso acceda a este link: http://www.youtube.com/watch?v=qOJ4wxgwqSI&feature=player_embedded

Reserva Federal: Sistema Moderno de Esclavitud VII

Abraham Lincoln y su “amistad” con los banqueros…

Durante su presidencia, Abraham Lincoln expreso: “Los poderes del dinero se alimentan de la nación en tiempos de paz y conspiran contra ella en tiempos de adversidad. Son más despóticos que un monarca, más insolentes que la autocracia y más egoístas que una burocracia. Denuncian, como enemigos públicos, a todos los que cuestionen sus métodos o saquen a la luz pública sus crímenes. Tengo dos grandes enemigos: el Ejército del Sur frente a mí y los banqueros detrás. De los dos, el que está atrás es mi mayor enemigo.”

Lincoln, siendo valiente por de más y arriesgando su carrera o hasta su vida, de hecho luego fue asesinado, también señaló: “Veo que se acerca en el futuro cercano una crisis que me inquieta y que me hace temblar por la seguridad de mi país… han entronizado a corporaciones y seguirá una era de corrupción en los cargos importantes, y el poder del dinero del país se esforzará por prolongar su reino utilizando los prejuicios de la gente hasta que toda la riqueza se acumule en unas pocas manos y la República sea destruida.” Imaginemos lo que este señor diría en nuestros días…

El 14 de Abril de 1865, Lincoln fue asesinado a sangre fría. Lo que este señor pensaba sobre los banqueros y el poder del dinero en el país, parece provocar la pregunta obvia: ¿Tuvieron algo que ver, o fueron la razón de su prematura muerte a manos del supuesto loco que lo asesino?. Los banqueros internacionales odiaban indudablemente a Lincoln después de que logró que el Congreso aprobara la Ley de la Moneda de Curso Legal que autorizó al Tesoro de Estados Unidos a emitir papel moneda llamado “greenbacks”. Vaya casualidad que el otro presidente que pretendía que el gobierno emitiera moneda de curso legal, fue también misteriosamente asesinado. Estamos hablando de John F. Kennedy, de quien hablaremos más adelante.

Lincoln necesitaba esa legislación después de que renunció a pagar a los banqueros las tasas usureras de interés de entre un 24 y un 30% que exigían por los préstamos otorgados para financiar su guerra con el sur. ¡Que bien que la pasan los banqueros en tiempos de guerra! ¿No es así? Digamos que son gratos momentos para sus balances… ¿Será por ésta razón que hoy en día hay tanto misterio y controversias frente a las causas generadores de guerras? Existen hasta algunos “conspiranoicos” que nos inclinamos a pensar en autoatentados y demás, pero en fin, volvamos a lo que nos interesa…

Con esta nueva ley bancaria, Lincoln pudo imprimir los millones de dólares necesarios, libres de deuda y de intereses. Esto no era, evidentemente, lo que deseaban los codiciosos banqueros, ya que sólo pueden sacar beneficios de las transacciones financieras que controlan. Luego, misteriosamente Lincoln es asesinado poco después del fin de la guerra, y un poco más tarde rescindieron la así llamada ley “Greenback”, aprobaron una nueva ley bancaria, y todo el dinero volvió a producir intereses. El ciclo se volvía a repetir…

Kennedy y la reserva federal

La muerte de John F Kennedy ocurrió hace ya 46 años, cuando éste presidente optó por actuar a favor de la gente que lo eligió. Ese hombre fue quien proyectó antes de su defunción el fin del Sistema de Reserva Federal para eliminar la deuda nacional que un banco central crea, al imprimir dinero y prestárselo al gobierno.
Ésta prestación ha acaudalado a los banqueros (de eso se trataba) y ha perjudicado al público, porque nos retienen impuestos para pagar la cuenta. No es excedido el hacer mención de que se trata del mayor fraude financiero en la historia del mundo que se acrecienta con cada día que pasa.

La deuda era menos onerosa hace 40 años, pero Kennedy vislumbró el peligro que significaba para el país y la carga que imponía al público. Por lo tanto, el 4 de junio de 1963, decretó la orden presidencial EO 11110 dando soberanía al presidente para acuñar moneda. Luego, ordenó al Tesoro de USA que imprimiera 4.000 millones de dólares en “Billetes de USA” para sustituir los de la Reserva Federal. Su propósito era de reemplazarlos a todos cuando hubiera suficiente cantidad de la nueva moneda en circulación para poder aniquilar al Sistema de la Reserva Federal y el control que daba a los banqueros internacionales sobre el gobierno de USA y el público.

 

Kennedy al parecer concluyó que la repatriación a la constitución, donde está establecido que sólo el Congreso acuñará y regulará el dinero, la creciente deuda nacional podría reducirse por el no pago de intereses a los banqueros del Sistema de la Reserva Federal que imprimen el papel moneda y luego lo prestan al gobierno con intereses. Él entró en esta área el 4 de junio de 1963, suscribiendo el Decreto del Ejecutivo (EO) 11110 el cual, como dijimos, requirió la emisión de $4,292,893,815 dólares en billetes de Estados Unidos a través de la Tesorería americana en lugar del Sistema de la Reserva Federal tradicional. Ese mismo día, Kennedy firmó un decreto que cambia el resguardo de los billetes de uno y dos dólares de plata a oro, añadiendo poderío al aminorado dinero estadounidense.

 

Los billetes de Estados Unidos fueron emitidos libres de interés y deudas respondidas por las reservas de plata en la Tesorería estadounidense. Si comparamos un billete de la Reserva Federal emitida por el banco privado, el Banco Central de los Estados Unidos (Banco de la Reserva Federal), con un billete de Estados Unidos, de la Tesorería americana emitida por la ordenanza del Presidente, casi parecen iguales, salvo porque uno dice “Federal Reserve Note” en la parte superior mientras que el otro dice “United States Note”. Asimismo, el billete de la Reserva Federal tiene sello y el número de serie en verde mientras que el billete de Estados Unidos tiene un sello y el número de serie en rojo.

Con un golpe de pluma, un golpe de verdad devastador, Kennedy dio la sentencia de muerte a la Reserva Federal. Si una cantidad suficiente de estos billetes respaldados en plata hubieran sido puestos en circulación se hubiera eliminado la demanda para billetes de la Reserva Federal porque los Billetes de Kennedy estaban respaldados por metales preciosos y los de la Reserva Federal por nada.

El decreto del presidente 11110 podría haber impedido que la deuda nacional creciente alcance el nivel actual (virtualmente se han creado casi $9 trillones de deuda federal desde 1963) si Lyndon B. Johnson, sucesor de Kennedy, o cualquiera de los posteriores presidentes le hubiesen seguido sus pasos. Esto habría permitido al Gobierno americano casi inmediatamente la capacidad de reponer su deuda sin ir a los Bancos de la Reserva Federal pagándoles las deudas con intereses por crear “dinero”. El Decreto 11110 le dio la posibilidad a EE.UU, repetidamente, de crear su propio dinero asegurado en metal.

El Presidente Kennedy fue asesinado el 22 de noviembre de 1963. Los billetes de Estados Unidos que él había creado y puesto en circulación se sacaron inmediatamente de la misma. Los billetes de la Reserva Federal siguieron siendo utilizados como el dinero vigente de la nación.

Quizás el asesinato de John Fitzgerald Kennedy fue una advertencia a todos los futuros presidentes de no interferir con el control de la Reserva Federal privada sobre la creación de dinero. Quizás…

Vaya paradoja que Abraham Lincoln, quien también pretendía que el gobierno emita dinero de curso legal (greenbacks), haya sufrido la misma suerte que su camarada, Kennedy.

Tan sólo meses después de la puesta en marcha del plan Kennedy, éste es asesinado en Dallas en lo que seguramente fue un golpe de estado disfrazado para que pareciera otra cosa y que puede haber sido realizado para salvar el Sistema de la FED y la concentración de poder que la misma había engendrado. Es una explicación plausible que podría explicar quién puede haber estado tras el asesinato y por qué motivo.
Sea cual sea la verdad, el cartel bancario sólo se vio contrariado por muy poco tiempo. Una vez que Lyndon Johnson se hizo cargo, como un “buen presidente” haría, rescindió la orden presidencial de Kennedy y restauró el antiguo poder del cartel. Esto es lo que llamamos una clásica marioneta del cartel bancario. Lo ha mantenido desde entonces y ahora, por cierto, es más poderoso que nunca. Ni siquiera los presidentes son capaces de detenerlo y los que quisieran tratar de hacerlo, tienen una lección que les da la historia para que reflexionen. Realmente, da miedo.

Kennedy, al igual que su colega Lincoln, desafiaron a los gobernadores del dinero retando a los dos vehículos más eficaces jamás utilizados para provocar el aumento de la deuda – la guerra (Vietnam con Kennedy, y la guerra del sur con Lincoln) y la creación de dinero por un Banco Central privado. Ahora que EE.UU. se arrastra por el fango en el Suroeste Asiático y alcanza una deuda más que insostenible nos hace preguntar: ¿Será Barack Obama capaz de considerar la utilización de alguna orden semejante a la 11110 y estaría dispuesto a pagar el supremo precio por hacerlo? Realmente lo dudamos… La FED parece tener una influencia muy grande en sus decisiones, juega un papel crucial, según él, en la salida de esta crisis internacional.[1]

Sin embargo, hasta el mismísimo Hugo Chávez ha hecho mención a Obama tras la ultima asamblea general de la ONU expresando “Dios le proteja de las balas que mataron a Kennedy”. Se ve que le tiene algo más de confianza que a su antecesor. Veremos que nos depara el destino…


Reserva Federal: Sistema Moderno de Esclavitud VI

Acta de la Reserva Federal, ¿ANTI-CONSTITUCIONAL?

El acta de la reserva federal fue y sigue siendo ilegal según el Artículo 1, Sección 8, de la Constitución de EEUU que casualmente es ley inviolable del país. El artículo indica que el Congreso tiene el poder exclusivo de acuñar (crear) dinero y de regular su valor. En 1935, la Corte Suprema de USA determinó que el Congreso no puede delegar constitucionalmente esta función a otro grupo u organismo, como lo hizo. El Congreso actuó, por lo tanto, violando la misma Constitución que juró preservar y al hacerlo creó el sistema de Reserva Federal que sigue en vigencia hasta el día de la fecha. Mediante su acción, los legisladores cometieron el más grande fraude jamás contado contra su propio pueblo.

¿Cómo funciona la FED, una corporación privada?

Como todos podemos imaginar, cualquier persona con mucha plata, inevitablemente tiene mucho poder. Ahora imaginemos a un reducido grupo de privilegiados que tienen el poder de crear dinero. Intentemos de concebir el enorme poder que estas personas tendrían. Bueno señores, les presentamos a la Reserva Federal.

Resaltaremos un hecho que generalmente es malentendido por el público en general. Esto es que la Reserva Federal no es parte del gobierno, esto no es más que un mito barato. Es 100% propiedad privada del sistema bancario.

La FED no es un Banco Central común y corriente. No es como el Banco Central de cualquier país latinoamericano o el Banco Central Europeo. No es un banco central propiedad del Estado. Es, lisa y llanamente, un banco privado, propiedad de otros bancos privados. Por ejemplo, de los 19,7 millones de acciones del FED, unas 12,2 millones de acciones (62%) eran propiedad de sólo tres bancos hacia fines de 1994[1]. ¿Qué bancos? El Chase Manhattan, el Citibank y el Morgan Guaranty Trust. Sabemos que no es una estadística muy actual pero seguramente ese porcentaje ha continuado creciendo merced de las fusiones que se registraron en la última década.

La moneda de Estados Unidos, el dólar, no es la moneda emitida por un país, sino la moneda emitida por el sistema de la reserva federal (FED), y su salud depende en realidad de la salud de esos bancos privados. Es por ello que en el anverso de cualquier billete de dólar se lee la expresión “Federal Reserve Note”, y no “United States Treasury Note”.

Se cree común, pero equivocadamente, que el Sistema de Reserva Federal es una función gubernamental y sometida a su control. Sin embargo, esto no puede ser más falso. Comúnmente se habla de un banco central descentralizado, cuasi-gubernamental, pero es sólo una careta para disfrazar lo que es en realidad: un cartel de propiedad y operación privada que es presentado como si el gobierno estuviera a cargo. Esto no es así. Funciona de la siguiente manera:

A diferencia de la mayoría de los países que cuentan con un Banco Central, a la Reserva Federal, la componen 12 bancos con sede en diferentes ciudades de Estados Unidos, que son dirigidos por un Consejo de Gobernantes.

La Ley de la Reserva Federal establece que estos 12 bancos de la Reserva Federal de cada región son de propiedad de (dependiendo de las acciones) los bancos que son miembros en esa misma zona. Como los bancos miembros son empresas de propiedad privada, queda clarísimo por lo tanto, que los bancos de la Reserva Federal son de propiedad privada.
Esos bancos de la FED, por lo tanto son corporaciones privadas, pero con la diferencia de que hacen un enorme esfuerzo por ocultar que ellos, en verdad, son los amos de lo que gran parte de la población piensa que forma parte del tesoro del gobierno. No es difícil pensarlo teniendo en cuenta que los presidentes de la FED son designados por el presidente y aprobados por el senado. Como tal, la FED es una especie de entidad cuasi-gubernamental, pero la única verdad es que, como ya expresamos es de propiedad privada.

 

“En este país podemos tener, o democracia, o una gran riqueza concentrada en manos de unos pocos, pero no podemos tener ambas.” (Louis Brandeis, Tribunal Supremo de EEUU)

 

Los bancos de la reserva federal, realmente emiten, es decir, crean, el dinero que utilizamos. En 1964 el Subcomité de Finanzas doméstica del Comité de Banca y Moneda, en la segunda sesión de la 88ª Congreso, publicó un estudio titulado “Money Facts” (Hechos del Dinero) que contiene una muy buena descripción de lo que la FED realmente es:

“La Reserva Federal es una gran máquina de dinero. Puede emitir dinero o cheques. Y nunca tiene problema con pagar sus cheques porque puede obtener los billetes necesarios para cubrir sus cheques simplemente pidiendo a la Casa de la Moneda del Departamento del Tesoro que se los imprima.”[2]

 

Ningún hombre nunca ha hecho más y ha actuado con tal perseverancia para exponer el poder de la Reserva Federal que Louis T. McFadden. Vale la pena aclarar que, murió envenenado. Este hombre fue el Presidente del Comité Bancario de la Cámara de Representantes en la década de los 30 y publicó en el “Congressional Record”, páginas 1295 y 1296 de 10 de junio de 1932 lo siguiente:

“Señor Presidente, tenemos en este país una de las instituciones más corruptas que el mundo ha conocido jamás. Me refiero a la Junta de la Reserva Federal y los bancos de reserva federal. La Junta de la Reserva Federal, una Junta de Gobierno, ha estafado al Gobierno de los Estados Unidos y al Pueblo de los Estados Unidos tanto dinero como para pagar la deuda nacional. Las depredaciones y las iniquidades de la Junta de la Reserva Federal y los bancos de reserva federal de actuar juntos han costado a este país bastante dinero como para pagar la deuda nacional varias veces. Esta institución maléfica ha empobrecido y arruinado al Pueblo de los Estados Unidos; ha provocado la bancarrota de sí, y prácticamente la bancarrota de nuestro Gobierno. Ha hecho esto a través de la mala administración de la ley por la cual la Junta de la Reserva Federal existe y, a través de las prácticas corruptas de los buitres que la controlan.”[3]

Resumamos nuevamente cómo es qué funciona la FED: El gobierno dio su poder de crear dinero a los bancos de la Reserva Federal. Ellos crean dinero, y luego lo prestan al gobierno cobrando intereses. El gobierno recauda un impuesto a las ganancias con el fin mediato de pagar los intereses de la deuda. Observemos, que la Acta de Ley de La Reserva Federal y la enmienda XVI (estamos hablando siempre de EEUU), que dio al Congreso la facultad de recaudar los impuestos sobre la renta, fueron ambas aprobadas en el mismo año 1913.

El increíble poder de la Reserva Federal sobre la economía es universalmente admitido. Algunas personas, sobre todo en la banca, todavía lo apoyan. Por otra parte, como hemos visto, hay aquellos, tanto en el pasado como en el presente, que se han pronunciado en contra de ella. Sin embargo, hay 2 personas, mejor dicho 2 Presidentes, de los cuales todavía no hemos hablado. Estos son ni más ni menos que Abraham Lincoln y John F. Kennedy, ambos asesinados. Son dos iconos que intentaron valientemente darle el poder al gobierno de manejar su economía, creando ellos una moneda de curso legal. A continuación hablaremos de ellos:


[1] Estadística sacada del libro “Hitler ganó la guerra” de Walter Graziano. Más precisamente en el capítulo 5 “El gobierno del mundo: El CFR”

[2] Fragmento de un estudio titulado “Money Facts” hecho en 1964 por el Subcomité de Finanzas doméstica del Comité de Banca y Moneda, en la segunda sesión de la 88ª Congreso

[3] Publicación a cargo del señor Louis T. McFadden, presidente del Comité Bancario de la Cámara de Representantes en la década del 30.  Articulo expuesto en el “Congressional Record”, páginas 1295 y 1296 de 10 de junio de 1932

Reserva Federal: Sistema Moderno de Esclavitud V

¿Qué es un Banco Central? Los hombres detrás de la cortina

Es una institución que crea la moneda de una país entero. Ésta corporación tiene bajo su responsabilidad dos poderes específicos, que le son propios en la práctica como banco central:

  • El control de las tasas de interés.
  • El control del suministro de dinero, o inflación.

El banco central no sólo provee de dinero a la economía de un gobierno, sino como vimos recién, se lo presta con interés.
Es trascendental el comprender que toda la estructura de este sistema puede producir una sola cosa en un largo plazo: deuda.
No es necesaria mucha inteligencia para entender esta estafa.
Cada dólar creado por el banco central, en este caso la Reserva Federal, es prestado con interés; lo que significa que cada dólar producido es en verdad un dólar más un cierto porcentaje de deuda basado en ese dólar.
Y como la reserva federal tiene un monopolio sobre la producción de la moneda de todo el país, y ellos prestan cada dólar con deuda inmediata asociada a él.

Esto nos lleva, inevitablemente, a la siguiente pregunta: ¿De dónde sale el dinero para pagar esta deuda?
Sólo puede venir como de costumbre del banco central.
Lo que significa que este tiene que aumentar continuamente el suministro de dinero para poder ir cubriendo la deuda que se va creando, y debido a que ese nuevo dinero es también prestado con interés, ¡crea más deuda!

El resultado final de este sistema sin falla es esclavitud. Esto lo afirmamos ya que es imposible para el gobierno y para el público, salir algún día de esta deuda auto-generada.

Además, lo único que le da valor a nuestro dinero es cuánto hay en circulación. Por consiguiente, el poder para regular el suministro de dinero es también el poder de regular su valor, que también es el poder para poner economías y sociedades enteras de rodillas…

El Nacimiento de la Reserva Federal

Apenas comenzado el siglo XX, las familias dominantes en los bancos y en los negocios eran los Morgan, los Rothschild, los Rockefeller y los Warburg, entre otros. La cuestión es que a principios de ese siglo, buscaron poner leyes para crear otro banco central (otros bancos habían sido eliminados).
Sin embargo, sabían que el gobierno y el público desconfiaban de tal institución, por lo que se opto por “crear” un incidente para afectar la opinión pública. [1]
De esta manera, J.P.Morgan, considerado públicamente como un ilustrado financiero, aprovechó su influencia masiva, divulgando rumores que un banco sobresaliente de New York había quebrado. Morgan sabía que esto provocaría una histeria masiva, lo que afectaría otros bancos, y así fue tal cual sucedió.
El público, ingenuo,  temiendo perder sus depósitos comenzó como una majestuosa ola a retirar su dinero. En consecuencia, los bancos se vieron obligados a reclamar por sus préstamos, forzando a los endeudados a vender sus productos, comenzando de esta manera una espiral de quiebras con su respectivo caos.
Armando el rompecabezas, algunos años más tarde, Fredrik Allen de la revista LIFE publicó: “Los intereses Morgan tomaron ventaja para precipitar el pánico de 1907 manejándolos astutamente mientras sucedía.”
Se investigo este fraude para que supuestamente no vuelva a suceder. Esto estuvo a cargo del Senador Nelson Aldrich, quien tenía lazos íntimos con los carteles bancarios, y quien luego formó parte de la familia Rockefeller por casamiento.
Aldrich aconsejó que se debería implementar un banco central para evitar que un pánico semejante volviera a acontecer. Que conveniente el senador…
Ésta, sin duda, fue la chispa que los banqueros internacionales necesitaban para iniciar su plan.
En 1910, hubo una reunión en la propiedad de J.P.Morgan en Jekyll Island, en donde se escribió la ley del banco central llamada Acta de Reserva Federal. Cabe resaltar que esto lo escribieron banqueros y no legisladores.
Después que esta ley fue elaborada, fue entregada a su figura política, el Senador Nelson Aldrich, para introducirla en el Congreso.
Y en 1913, con fuerte patrocinio político de parte de los banqueros, Woodrow Wilson asumió como presidente, por la simple razón que ya había aceptado firmar el Acta de Reserva Federal a cambio de apoyo en su campaña de elección.

La legislación que la estableció fue tan corrupta para la sociedad que esta nunca volvió a ser la misma. Esta ley probablemente nunca habría sido aprobada de no ser encauzada mediante una reunión urgente del Comité Parlamentario de Conferencia organizada en plena noche entre las 1.30 y las 4.30 AM (mientras dormía la mayoría de los miembros del Congreso) el 22 de diciembre de 1913. La Ley fue votada al día siguiente y aprobada a pesar de que muchos miembros del organismo habían partido para sus vacaciones de Navidad y la mayoría de los que se quedaron no habían tenido el tiempo necesario para leerla o conocer su contenido
Pero la aprobaron  y fue convertida en ley por un Woodrow Wilson (presidente en ese entonces)  inconsciente o cómplice, que luego admitió arrepentido “ser el hombre más infeliz de todos los hombres en la tierra.“ argumentando que había cometido un terrible error:
“Nuestra gran nación industrial está controlada por un sistema de crédito. Nuestro sistema de crédito está concentrado en manos privadas. El crecimiento de la nación y, por consiguiente, de todas nuestras actividades está en las manos de unos pocos hombres quienes, necesariamente, o por motivos de sus propias limitaciones, congelan, frenan y destruyen la genuina libertad económica. Nos hemos transformado en uno de los peores gobiernos, uno de los más completamente controlados y dominados gobiernos del mundo civilizado no más un gobierno de libre opinión, no más un gobierno de creencias y del voto de la mayoría, sino un gobierno de la opinión y coacción de un pequeño grupo de hombres dominantes.” [2]

Woodrow Wilson (Presidente de EE.UU. 1913-1921)

El congresista Louis McFadden también expresó la verdad después de la aprobación de la controversial ley:
“Un sistema bancario mundial está siendo preparado aquí, un super-estado controlado por banqueros internacionales actuando conjuntamente para esclavizar al mundo en pos de su propio placer. El banco central ha usurpado al gobierno.” [3]

Al público se le dijo que el sistema de Reserva Federal (FED) era un estabilizador económico. Y que las crisis económicas y la inflación eran cosas que habían quedado olvidadas en el pasado.
Bueno, como muestra la historia, nada está más lejos de la verdad.
“Denme el control del suministro de dinero de una nación y no me interesa quién haga sus leyes.”  Mayer Amscher Rothschild, Fundador del banco Rothschild


[1] Cualquier semejanza con la realidad es mera coincidencia.

[2] Fragmento del discurso de Woodrow Wilson

[3] Louis McFadden (Congresista por el estado de Pennsylvania) muerto por envenenamiento…

Reserva Federal: Sistema Moderno de Esclavitud IV

Regulación en la creación de dinero (acta de la reserva federal)

El proceso es bastante simple, pero para lograr una mejor comprensión ilustraremos la explicación con un ejemplo, un tanto burdo:

Supongamos que el Gobierno de los Estados Unidos necesita dinero. Acto seguido, llama a la FED y le pide, por ejemplo, 10 mil millones de dólares.

Parece mucho, sin embargo la FED le contesta: “Seguro, les compramos 10 mil millones de dólares en bonos del estado”

Ahí, el gobierno imprime ciertos papeles –un tanto exclusivos-, los llena de diseños oficiales, y les llama “Bonos del Tesoro”. Reúne bonos por valor de 10 mil millones de dólares, y se los envía a la Reserva Federal.

A cambio, la FED imprime un montón de papeles a los que llaman “Notas”, por un valor también de 10 mil millones de dólares.

Entonces, la FED intercambia estas Notas por los Bonos.

Tras este glorioso intercambio, el gobierno deposita los 10 mil millones de Notas de la FED en una cuenta bancaria.

Después de este depósito, las notas se convierten oficialmente en moneda de curso legal, sumando 10 mil millones de dólares a la oferta monetaria de los Estados Unidos.

¡Listo!…así de simple. Se acaban de crear 10 mil millones de nuevos dólares.

Parece absurdo por su simpleza, pero aún así, este complejo intercambio es, en realidad, una mera transacción electrónica. Sin utilizar papel alguno. De hecho, sólo el 3% del dinero de EEUU existe físicamente. El otro 97% es virtual, sólo existe en las bases de datos de las computadoras.[1]

Volviendo al tema. Estos bonos del gobierno son, ni más ni menos, que instrumentos de deuda. La FED compra estos bonos con dinero creado, de la nada, porque, a cambio de esto, el gobierno se compromete a devolver ese dinero, en un futuro, a la FED.

Por tanto, el dinero se crea a partir de la deuda, no de activos (como debería ser lo lógico).

Una vez se ha llevado a cabo este intercambio, hay 10 mil millones en una cuenta de un banco comercial.

Ahora viene lo más “encantador”: mediante el mecanismo de reserva fraccional, ese depósito instantáneamente pasa a formar parte de las reservas del banco, como cualquier otro depósito.

Y sobre la obligatoriedad de mantener un fondo de reserva (como ya vimos) se establece que un banco debe mantener reservas legales equivalentes a un porcentaje del depósito. Este porcentaje suele ser del 10%.”

O sea que de un depósito de 10 mil millones, sólo un 10%, es decir, mil millones de dólares, se deben mantener como “reserva obligatoria”. No se los puede tocar.

Los 9 mil millones que quedan pasan a ser considerados como un exceso de reserva, y pueden utilizarse como base para conceder nuevos préstamos.

Lo lógico sería que los 9 mil millones se RESTASEN del depósito de 10 mil millones existente. Pero lamentablemente esto NO es así.

En realidad, esos 9 mil millones se crean de la nada, y se SUMAN al depósito inicial de 10 mil millones de dólares. Estos 9000 millones pueden ser creados de la nada, meramente, porque un “alguien” solicita el préstamo, y porque hay un depósito de 10 mil millones de dólares para cumplir el requisito de reserva obligatoria de 1000 millones.

Así es como se va expandiendo la oferta monetaria.

Bueno, ahora…supongamos que alguien va al banco, y pide prestados estos 9 mil millones de dólares recién creados.

Lo más seguro es que después de sacar ese dinero, lo deposite en su propia cuenta bancaria. Entonces, es así como el proceso mágicamente se repite y se repite sin fin…

Ese depósito nuevamente pasa a formar parte de las reservas del banco.

El 10% se aísla como reserva, y el 90% de los 9 mil millones, es decir, 8.1 mil millones, quedan disponibles como nuevo dinero para conceder más préstamos.

Y, por supuesto, esos 8.1 mil millones pueden ser represtados, y redepositados, creando 7.2 mil millones nuevos, y luego 6.5 mil millones,… y 5.9 mil millones… etc…Suena gracioso, pero sucede de verdad…

Matemáticamente por cada depósito que se realiza en el sistema bancario, alrededor de 9 veces esa cantidad puede ser creada,… de la nada

Debido a que los bancos principalmente crean dinero a través del sistema de tasa de encaje, el dinero ya no está respaldado por un bien tangible – el dinero se crea cada vez que se da un préstamo, es decir a partir de la deuda. El dinero no representa otra cosa que la deuda de otros; el único aspecto “tangible” del sistema es la promesa del que presta de devolver el dinero en conjunto con sus intereses. La deuda y la capacidad de los prestamistas para generar dichas deudas es lo que se convierte en la divisa encubierta.

Antes de continuar, vemos conveniente el sacar un par de conclusiones. Cada dólar es una deuda que alguien debe a alguien, porque sólo se crea dinero cuando se conceden préstamos.

Por lo tanto, no sería incorrecto afirmar que si todos los ciudadanos pagasen todas sus deudas, incluido el gobierno, no habría ni un solo dólar en circulación.

“Si no hubiera deudas en nuestro sistema monetario, no habría dinero” Mariner Eccles, 30 de Septiembre de1941.[2]

De hecho, la última vez en la historia de EEUU que la deuda nacional se pagó en su totalidad fue en el año1835, después de que Andrew Jackson –presidente en ese entonces- cerrase el banco central que precedió a la Reserva Federal.

“Los denodados esfuerzos que ha hecho el Banco Central para controlar al Gobierno, anticipan la suerte que le espera al pueblo americano, que será engañado si se perpetúa esta institución, o si se crea otra como ella.” (Andrew Jackson, 1767-1845)[3]

Jackson consideraba al Banco una institución anticonstitucional y antidemocrática, porque privilegiaba a unos pocos habitantes, los más ricos, frente a la mayoría. Entonces, cuando en 1832 el Congreso aprobó la solicitud de renovación de la licencia del Banco Nacional para 1836, el presidente interpuso el veto. Sobre esto dijo:

“¿No constituye un peligro para nuestra libertad e independencia el tener un banco que tiene tan poco en común con nuestra nación? ¿No representa el mismo una causa de temor el pensar en la pureza y la paz de nuestro proceso eleccionario y en la independencia de nuestro país en guerra? El tener control de nuestro dinero, el recibir el dinero público y el mantener a miles de nuestros ciudadanos en un estado de dependencia, sería peor y más peligroso que cualquier enemigo militar y naval.[4]

Por desgracia, este mensaje no logró frenar a banqueros internacionales quienes consiguieron fundar otro Banco Central en 1913, al que llamaron Reserva Federal…Y mientras exista esta institución, una infinita deuda está garantizada.

Por muy irracional y perverso que esto parezca, aún falta por comentar un pequeño detalle. Un detalle insignificante pero que refuerza aún más su fraudulenta naturaleza: la aplicación de INTERESES.

Cuando el Gobierno pide dinero prestado a la Reserva Federal, ó cuando una simple persona   -como usted o como yo- pide un préstamo a un banco, el préstamo debe ser devuelto con el propio interés.

Dicho de otra forma, casi todos los dólares que existen, deberán ser devueltos a un banco pagando además, ciertos intereses.

Pero si todo el dinero nace de un préstamo del Banco Central, que luego se expande por los bancos comerciales a través de nuevos préstamos, a la hora de devolverlo, sólo se puede devolver el dinero que se ha creado. ¿O no?

Por lo que esto nos lleva irremediablemente a esta inocente pregunta ¿De dónde sale el dinero para pagar todos los intereses que se cobran ?… De ningún lugar. Ese dinero no existe, jamás existió. Por lo tanto, el dinero que se adeuda a los bancos SIEMPRE será mayor que el dinero en circulación.

Por lo tanto, otra consecuencia –de las más lógicas- sería que los embargos y las quiebras son, literalmente, inherentes al sistema.

Y, en la sociedad, siempre habrá gente con menos dinero, que se llevará la peor parte. Como en el juego de las sillas, cuando se para la música, siempre hay alguien que se queda sin silla…[5]

Este simple juego parece ilustrar a la perfección al sistema al que nos vemos sometidos.

A todo esto, el banco tiene una particular ventaja por el sólo hecho de ser un banco. Si alguien no puede pagar el crédito con su duro trabajo, ellos automáticamente toman su casa. Desde el punto de vista de los bancos, sin embargo, si no paga el crédito, ellos deberán dar de baja su activo y esto afectaría las ganancias que reportan. Si muchas personas hacen esto al banco pueden terminar “asfixiándolo”. Por lo que usted podrá ver el porqué ellos quieren tomar la casa, debido a que si no paga su crédito también ellos están tomando un riesgo financiero.

“Los bancos y las corporaciones que crecerán alrededor de ellos privaran al pueblo de su propiedad hasta que sus hijos despierten sin casa” Thomas Jefferson

No sería descabellado el afirmar que este sistema de reserva fraccional, propuesto por ese banco privado llamado “Reserva Federal”, y que se ha extendido a la mayor parte de los bancos del mundo, es, en nada más ni nada menos, un SISTEMA DE ESCLAVITUD MODERNA…

Como lo expreso en su momento el científico y poeta alemán Goethe Nadie es más esclavo que quién erróneamente cree ser libre” (Goethe)[6]

Tomemos la definición de esclavitud utilizada por la Real Academia Española: “sujeción excesiva por la cual se ve sometida una persona a otra, o a un trabajo u obligación”

Abra los ojos. Tome conciencia de esto. El dinero se crea de la deuda… pero… ¿Qué hace la gente cuando se endeuda?

Se pone a trabajar para poder pagarla. ¿No es cierto?

Pero si la forma de crear dinero es contraer préstamos, ¿Se puede llegar a pagar alguna vez todas las deudas?

No, no se puede. Y esa es la idea.

Millones de personas atrapadas, como indefensos hámsters que corren sobre ruedas, sostienen un imperio que, en realidad, sólo beneficia a la élite de la pirámide.

Porque, al final del día,… ¿para quién hemos trabajado realmente?

Si! Para los BANCOS. El dinero se crea en los bancos, y termina, inevitablemente, en ellos.

Los bancos son los auténticos “amos”, junto con las grandes corporaciones y los gobiernos a los que financian.

Ciertamente ésta es una de las estafas de manipulación social más ingeniosas que se hayan creado jamás.

Y en su interior, esconde una guerra invisible contra la población…

“Hay dos formas de conquistar y esclavizar a una nación. Una, mediante la espada. La otra, mediante la deuda.” (John Adams, 1735-1826)[7]


[1] Estadística sacada del documental “Zeitgeist Addendum”. Ver bibliografía.

[2] Marriner S. Eccles, exjefe y gobernador de la Reserva Federal

[3] Andrew Jackson fue el séptimo Presidente de los Estados Unidos (1829-1837).

[4] Herman E. Cross, Documentary History of Banking and Currency in the United States, Chelsea House, pp. 26, 27.

[5] En caso de que tenga alguna duda, favor de consultar a los Lehman Brothers!

[6] Johann Wolfgang von Goethe fue un poeta, novelista, dramaturgo y científico alemán que ayudó a fundar el romanticismo, movimiento al que influenció profundamente.

[7] John Adams (30 de octubre de 1735 – 4 de julio de 1826) fue el segundo Presidente de los Estados Unidos. Está considerado como uno de los padres fundadores del país.

Reserva Federal: Sistema Moderno de Esclavitud III

Malentendidos sobre el dinero

Sigamos por presentar algunos malentendidos sobre el dinero, y su consiguiente explicación acerca de la falsedad de los mismos:

Primer Malentendido: El dinero se hace trabajando o vendiendo algo.

FALSO: Las únicas instituciones que hacen dinero son la Reserva Federal y los bancos comerciales. Cuando a usted le pagan por un trabajo simplemente ocurre una transferencia de dinero que ya existía antes. El mismo fue, en algún momento del pasado, creado por la industria bancaria –ya veremos el procedimiento- para lo que ellos creen apropiado. La principal razón por la que la gente busca empleo es para obtener una transferencia de dinero de los que ya lo tienen. Así de simple.

Cuando hablamos de dinero nos estamos refiriendo al que puede ser usado para cualquier transacción y pago de deudas. A esto se lo llama dinero de curso legal. Sin embargo, muchos tipos no bancarios que son también llamados “dinero” están siendo usados cada vez más con mayor intensidad por corporaciones no bancarias. Esto incluye cosas como bonos y acciones, a las que llamaremos “cuasi-monedas”. No obstante, en nuestra sociedad, es verdaderamente el dinero de curso legal lo que la gente necesita para cubrir sus necesidades, y estas otras cuasi monedas son como una especie de lujo para gente que lo tiene en exceso

Segundo Malentendido: El dinero tiene algo que ver con el oro.

FALSO: Como ya expresamos en el punto anterior, el sistema monetario solía estar respaldado por el patrón oro hasta que el Presidente Nixon de los EEUU lo abolió en 1971 durante la guerra de Vietnam. Lo hizo por la simple razón que no había suficiente oro para respaldar todo el dinero que era necesario crear para financiar los increíbles gastos de guerra. Esto llevo a una “flotación” de la mayoría de las monedas, que no estuvieron más atadas a su conversión.

La oferta monetaria y la deuda estallaron ante la ausencia de la convertibilidad a oro y es muy complicado el saber realmente qué significa el dinero hoy. El dinero no es más que una medida, un sistema de “contabilidad electrónica” de créditos y débitos, aceptado por el mundo como la única forma existente de hacer negocios. Cada día varios miles de millones de dólares viajan por el ancho del mundo intentando de atraer más créditos electrónicos para sus propietarios. El dinero de hoy no está respaldado por oro. No está respaldado por nada, excepto por nuestra confianza en el mismo. Es en definitiva una fe ciega en aquellos que crean y controlan el dinero. La expresión de todos los billetes de dólar “In God we Trust”[1], es tal vez la sentencia más contundente de ésta extravagante confianza. ¿Quién no confiaría en algo que parece estar tan cerca de Dios?

Tercer Malentendido: El dinero es creado por el Gobierno que lo imprime.

FALSO: Esto es indiscutiblemente inexistente. Las únicas instituciones autorizadas para crear dinero son la Reserva Federal y los bancos comerciales. A continuación expondremos ésta realidad:


[1] Inscripción en la parte de atrás de los billetes de dólar.

Reserva Federal: Sistema Moderno de Esclavitud II

Historia de cómo se llego al dinero de hoy (de orfebres a banqueros)

Nos es inevitable comenzar con un poco de historia. Sabemos que puede resultar algo tedioso, a causa de que es algo que nos ha sido repetido una infinitud de veces, no obstante refrescar viejos recuerdos es trascendental para entender cómo se llego al presente de nuestro sistema monetario.

En la antigüedad, cuando no existía el dinero, las sociedades optaban por realizar trueques, se cambiaba un bien o servicio por otro. Como ya sabemos, esto presentaba problemas de eficiencia. Por un lado, requería la doble coincidencia de necesidades, además de reducir la cantidad de bienes que se podían intercambiar. Sucedía, por ejemplo, que a veces uno quería conseguir cierto bien, digamos manzanas, y estaba dispuesto a dar otro a cambio, por ejemplo pescado; pero no encontraba a nadie dispuesto a darle manzanas a cambio de pescado, por mucho pescado que ofreciese.

¿Qué podía hacer uno ante esta situación? No tenía otra opción que la de salir a buscar qué bien quería adquirir el vendedor de manzanas, tal vez pan, y tratar de cambiar pescado por pan y luego ir al pescadero y comprarle el pescado a cambio del pan. Pero, tal vez, el panadero tampoco quería pescado, y así sucesivamente. El ir de compras podía convertirse en una auténtica travesía, no apta para cardiacos.

Cada bien poseía sus propias características. Y, claro está, había bienes que eran más fáciles de colocar en el mercado que otros (bienes que uno podía comprar o vender con mayor facilidad). Estos bienes circulaban con fluidez por los mercados. Eran los bienes más “líquidos”.

Quizás a uno no le interesaba para nada el consumir ese bien, que tan bien le caía al mercado. Pero aún así, siendo de los más fáciles de comprar, no era difícil conseguirlo a cambio de lo que uno tenia por ofrecer. Y, siendo de los más fáciles de vender, era muy factible cambiarlo por el bien que uno sí quería consumir.

Por lo que, inexcusablemente, el bien más líquido, sería entonces aquel con el que se creía sería fácil conseguir los demás bienes.

Entonces, la aparición del dinero depende de un proceso espontáneo en el que alguien se da cuenta de la existencia de algún bien que es valorado, aceptado por la comunidad a la que pertenece.

La principal característica de este bien es su “vendibilidad” o aceptabilidad.

Así surge el dinero como mercancía: dinero que adopta la forma de una mercancía que tiene un valor exclusivo. Es decir, que tendría valor incluso aunque no se utilizara como dinero.

De esta manera, es como surge el oro como bien de intercambio, como así también los orfebres, quienes ofrecían guardar el oro en sus almacenes. Teniendo en cuenta que el oro era bastante pesado y fatigoso de trasladar, el dinero que circulaba eran simples participaciones de este dinero metálico.

Sin embargo, este sistema tenía un claro problema. Era que la posibilidad de prestar dinero estaba claramente limitada por la cantidad de oro en circulación. Pero entonces, descubrieron que la parte de oro que los depositantes querían recuperar era sólo una pequeña parte del total que habían depositado. Así, podían prestar parte de este oro a otras personas, a cambio de un “pagaré” y de la devolución del monto principal con un debido interés. O dicho más fácil, a partir de un dinero real se crea dinero de la nada en una proporción que, teniendo en cuenta que no todo el mundo retirará su dinero a la vez, nunca pone en dificultades a los banqueros a la hora de devolver depósitos (salvo en épocas de crisis, de paranoia). Esta proporción acostumbraba a ser del 10%, es decir, 10 unidades en circulación por cada unidad real de oro existente en la reserva. Hoy a éste mecanismo se lo conoce como reserva legal.
Este aumento del dinero en circulación favoreció el comercio en todo el mundo y, una vez conocida por los distintos estados, en vez de prohibirse se reguló. Para controlar el riesgo que este proceso significaba, si se sabía que no había dinero para devolver a todo el mundo, se creó el sistema de bancos centrales, los cuales dispondrían de reservas de oro adicionales para poder prestar a los bancos en momentos de crisis.

Con el tiempo, este sistema de bancos centrales y reserva fraccionaria se termino por convertir en el dominante en el mundo. Cosas pasaron, y el oro que garantizaba el dinero en circulación empezó a disminuir hasta que en el 1971 se hizo desaparecer el patrón oro. Este dejo de usarse como base real del dinero.[1]

A ver si se comprende. Hoy, éste es dinero que no esta soportado por nada, su valor es totalmente abstracto. Eso cambia completamente la naturaleza del mismo porqué todo lo que tenemos actualmente en circulación sale de la nada y por tanto es un puro contrato, que sólo tiene valor porqué todo el mundo se lo da. Ya nos adentraremos con más profundidad en el tema…


[1] Fue abolido formalmente en 1971, al suspender el presidente Nixon la convertibilidad en oro del dólar.

Reserva Federal: Sistema Moderno de Esclavitud I

 

Introducción

¿Es verídica la premisa de que el dinero es creado a partir de la deuda? ¿Qué implicancias ha de tener éste hecho en nuestra sociedad? ¿Es esto un nuevo sistema de esclavitud encubierto como una falsa democracia? Veremos…

Motivados por el deseo de despertar una capacidad de cuestionamiento que ha sido diluida por el tiempo, u oprimida por un sistema que adoptamos como nuestra forma de vida, o mejor dicho que nos fue impuesto como estilo de vida, hemos decidido emprender este trabajo de investigación.

En esta suerte de introducción, le proponemos comenzar por mirar un poco a su alrededor… Si observa el presente de nuestra sociedad, entre otras cosas, podrá ver que esta alberga diversos tipos de instituciones. Instituciones políticas, instituciones jurídicas, instituciones religiosas, instituciones sociales, culturales, económicas, en fin…la cuestión es que todas estas estructuras tienen una enorme influencia sobre nuestro estilo de vida y sobre nuestra forma de pensar.

No obstante, por encima de todas las instituciones sociales a las que estamos sujetos y/o condicionados, hay un sistema que jamás se cuestiona, que es asumido, más no comprendido: el sistema monetario…

Éste toma dimensiones cuasi religiosas ya que el monetarismo, como institución, es uno de los dogmas menos puestos en duda y uno de los que más incide sobre nuestras vidas. Cómo se crea el dinero, los mecanismos que lo regulan, y cómo afecta realmente a la sociedad, no parecen interesar a la gran mayoría de la masa. Como peces inmersos en agua, mucha gente tan acostumbrada y sumisa a un falso orden que aparenta gobernar sus vidas, se ha dejado de cuestionar los basamentos de este sistema monetario y camina por su rutina sin darse cuenta que estos basamentos están en terreno vacilante.

A pesar de que el dinero suele influir en todas las decisiones de nuestras vidas a nadie le suele interesar su origen, lo adoptan por simple “comodidad” pero sin conocer el tema en profundidad. Es más bien un tema tabú, filosófico.

Vaya PARADOJA que esto suceda en un mundo donde el 1% de la población posee el 40% de la riqueza mundial, en un mundo donde 34.000 niños mueren por día a causa de la pobreza y por enfermedades fácilmente prevenibles, y donde el 50% de la población vive con menos de 2 dólares al día. Una cosa está por demás clara: algo va muy mal y a nadie parece importarle… Y, estemos o no conscientes de ello, queramos o no, el alma de todas nuestras instituciones y por tanto de nuestra sociedad es el dinero.

Por ello, entender la institución de la política monetaria es fundamental para saber por qué nuestras vidas son de la forma que son.

Pero lamentablemente, la economía la presentan como algo confuso y tedioso. No obstante, la verdad es que la complejidad  con la que se asocia al sistema financiero es una mera máscara, diseñada para ocultar una de las estructuras sociales más paralizantes que la humanidad haya conocido jamás.

Ésta, puede ser una de las causas más profundas a los problemas que son tan comunes en una sociedad materialista como la nuestra, en donde nuestro día a día está decorado con sentimientos de violencia, locura, agresividad, posesividad, todo por conseguir ese “preciado bien”. Objeto que debería de simplificar las transacciones y el intercambio de bienes y servicios, conlleva importantes efectos colaterales…

Señores/as, lo que se pretende con este trabajo es brindar una mirada crítica hacia las bases, los cimientos de un sistema financiero que tiene como pilar fundamental, la deuda.

Explorando el misterioso proceso de creación de dinero, llegaremos a la rara conclusión que dinero es equivalente a deuda. Parece una frase tan superficial y vacía de contenido, sin embargo, veremos cómo ésta curiosa paradoja afecta sigilosamente la vida de todos nosotros. Así también, pondremos a la vista a una de las instituciones más reservadas del mundo, el Sistema de Reserva Federal. Y…veremos cómo este sistema atado fielmente a la deuda resulta ser suficientemente injusto y por demás antidemocrático.

Un leve antojo democrático II

El “sueño americano” plantea la idea de que si trabajas lo suficiente, no importa dónde y en qué circunstancias hayas nacido, podrás lograr la riqueza prometida por el sistema capitalista. Si no lo logras es porque sos un vago y no trabajaste lo suficiente, o porque sos un bobo y no fuiste lo suficientemente inteligente; no habla de que la movilidad económica está limitada por la clase social a la que una persona nace, no habla de que las personas son pobres porque se les paga menos por lo que producen, no habla de que para que existan y sigan aumentando las magníficas y honorables riquezas de algunos se necesitan millones de pobres y esclavos (de la pobreza como algo estructural, inherente al sistema).  El sueño americano parece ser mudo (cuando le conviene, claro).

“En sólo 22 países (en los que se acumula apenas el 14% de la población humana total) se concentra la mitad del comercio mundial y más de la mitad de las inversiones globales, mientras que los 49 países más pobres (en los que habita el 11% de la población mundial) reciben en conjunto sólo el 0.5% de la producción global, casi lo mismo que los ingresos de los tres hombres más ricos del planeta. El 90 por ciento de la riqueza total del planeta está en manos de sólo el 1% de sus habitantes. Y no se distinguen en el horizonte muelles que puedan detener la marea global de la polarización de las ganancias, que continúa creciendo de manera amenazadora.” Jacques Attali, La Voie humaine. Pour une nouvelle social-démocratie.

Bien claro lo tenía Nelson Mandela cuando mencionó que si no hay comida cuando se tiene hambre, si no hay medicamentos cuando se está enfermo, si hay ignorancia y no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia es una cáscara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan parlamento.

Triste realidad la de hoy en la pocos dirigentes políticos tienen la valentía o los recursos suficientes para hacer frente a la presión, y los que lo hacen deben enfrentarse a adversarios formidables: los que forman la alianza entre las dos ramas de la súper clase global, y que son el capital extraterritorial y sus acólitos neoliberales. Exceptuando escasas excepciones, la mayoría de los políticos optan por la vía fácil: la de la formula TINA (there is no alternative) -> (concepto robado a Bauman)

Siervo de los poderes económicos globales, el Estado no puede mandar una carta de dimisión (¿a qué dirección?), hacer las valijas y ausentarse del actual escenario así como así. Básicamente es por ese motivo que los gobiernos estatales, en su esfuerzo diario por capear los temporales que amenazan arruinar sus programas y políticas, van dando giros ad hoc de una campaña de gestión de crisis a otra y de un conjunto de medidas de emergencia a otro, sin soñar con otra cosa mas que mantenerse en el poder tras las siguientes elecciones, y carecen, por lo demás, de programas o ambiciones con visión de futuro, por no hablar de proyectos de resolución radical de los problemas recurrentes de la nación.

Vivimos tiempos de cambio. Momentos de gran turbulencia, donde lo único seguro es lo incierto, donde lo único estático es el cambio. Es una época de anestesiaje colectivo en donde es más fácil quedarse adormecido, dormido como pez arrastrado por la corriente, haciendo lo que hacen los demás ciegamente. Pero cuidado! Como sentencia Tomás Abraham: “Suceda lo que suceda, lo importante es no desesperarse: dietas, aparatos de gimnasia, papel pintado, parquets nuevos….camionetas 4×4…blusas, tetas, zapatillas, confesiones públicas, intimidades mediatizadas…., son nuestros consoladores plastificados“.

Ser modernos (¿posmodernos?) implica hallarse en un entorno que promete poder y aventuras, transformación en lo personal y en el mundo, pero que también amenaza con destruirlo todo.                                                                    “Titanic somos nosotros, es nuestra sociedad triunfalista, autocomplaciente, ciega e hipócrita sociedad, despiadada con los pobres; una sociedad en la que todo es predecible, salvo los medios de predecir (…) Todos suponemos que, oculto en algún recoveco del difuso futuro, nos aguarda un iceberg contra el que colisionaremos y que hará que nos hundamos al son de un espectacular acompañamiento musical (…) ” Quien lo dice es Jaques Attali, un hombre del mundo de las finanzas y la política, no un ministro religioso, ni un director de Hollywood.

Bueno, en fin. Para terminar con este mejunje de ideas, le propongo que soñemos por un ratito y tratemos de imaginar (aunque cueste mucho) en un gobierno que trabaje por el bien público en lugar de dañarlo como lo hace actualmente para servir al capital.

Ése mundo es posible, y la gente responsable tiene que trabajar por él, porque el que tenemos actualmente ha fracasado y debe ser cambiado antes de que sea ya muy tarde. Ahora le pedimos que deje de soñar por un momento. Y vuelva a éste mundo corrupto en el que reina una falsa ilusión de democracia; que beneficia sólo a unos pocos privilegiados (dueños de gigantescas corporaciones) y causa tanta miseria y desesperación; un mundo despótico que no puede durar, ni debemos permitir que lo haga por mucho tiempo más; en el que innumerables guerras por el poder parecen nunca acabar; en el que la gente es una mercancía barata, utilizada según se la necesita y descartada como basura cuando no es así; sin preocupación por la preservación de un medio ambiente capaz de sustentarnos; en el que las necesidades humanas básicas no tienen importancia bajo un modelo económico en el que sólo vale el beneficio privado; en el que los placares suelen estar más llenos que los estómagos de los niños de los suburbios; en el que la democracia es un espejismo dentro de un capitalismo de corporativismo vertical; en el que debemos cambiar o convertirnos en historia antigua. En el lenguaje de las finanzas, estamos en el balance final. Y sólo un movimiento de masas de gente comprometida puede cambiar el mundo. Y debe acabar o acabaremos todos. ¿De qué lado está usted? [2]

Mirk.

[2] ACLARACIÓN: En lo más mínimo mi deseo es polarizar el conflicto. La última pregunta no tiene un sentido teórico, sino más bien retórico. No está de más aclararlo porque más de uno hubiese saltado, indignado, a recriminármelo. Voilà!

Un leve antojo democrático I

Un leve antojo democrático

La democracia es la superstición de nuestros tiempos“, Jorge Luis Borges

Hoy siglo XXI, parecemos haber progresado a un ritmo tan grande y ensordecedor, que seguramente debemos ser objeto de envidia para muchos extraterrestres.

Si. Escuchó bien. Nos hemos liberado de la autoridad de una Iglesia, del peso del pensamiento tradicional, de las limitaciones geográficas de nuestro globo, sólo a medias descubierto. Construimos una ciencia nueva que con el tiempo llevó a la aparición de fuerzas productivas desconocidas hasta entonces y a la transformación completa del mundo material. Hemos creado sistemas políticos que parecieron asegurar el desarrollo libre y provechoso del individuo. La mayoría de las naciones han dejado atrás los despotismos, las dictaduras. Vivimos en democracia.                                                                                Visto así, parece todo una fiesta. Sin embargo…

Estamos en constantes guerras, vivimos profundas crisis económicas, la brecha social entre ricos y pobres, incluidos y excluidos, no solo que está lejos de achicarse sino que por el contrario, crece a un ritmo aterrador. Todo el mundo parece caerse a pedazos…pero estamos bien, dice el ciudadano promedio. ¿Por qué? Porque estamos en democracia.

Se ha convertido en un consenso el afirmar que vivimos en un sistema democrático. Aunque es una pena descubrir que nuestra sociedad ya no expresa un consenso; sino que un falso consenso es expresado para la sociedad.

Muchos políticos se jactan de estar viviendo en un mundo democrático (mensaje que se auto-replica en la mente de todos los ciudadanos a través de la mass media). Sin embargo, los discursos prestan poca atención a los diccionarios. Según los diccionarios de todas las lenguas, la palabra democracia significa “gobierno del pueblo”. Y la realidad del mundo de nuestro tiempo se parece, más bien, a una corporocracia: una corporocracia globalizada. Nada de gobierno del pueblo.

La democracia es un error estadístico, solía decir Jorge Luis Borges, porque en la democracia decide la mayoría y la mayoría está formada por imbéciles. Para evitar ese error, el mundo de hoy otorga el poder de decisión a los poquitos, muy poquitos, que lo han comprado.

“Actualmente existe una superclase global que toma todas las grandes decisiones económicas y que las toma de forma completamente independiente de los parlamentos y, por consiguiente, de la voluntad de los votantes de cualquier país (…) La ausencia de un sistema político global significa que los “superricos” pueden operar sin consideración alguna por ningún otro interés que no sea el suyo propio.” Richard Rorty, filósofo yanqui.

El poder, a diferencia de lo que mucha gente todavía persiste en creer, no se encuentra en los gobiernos que votamos periódicamente. Esto es apenas una pantalla, una ilusión que esconde, detrás de gruesas cortinas y complicadas estructuras de poder, a los verdaderos dueños del mundo. ¿Quiénes? Las corporaciones. Y organismos supranacionales como el FMI, el Banco Mundial, o la Organización Mundial del Comercio, principales embajadores de la globalización, se encargan de cuidarles el patio trasero (léase culo).

Así de simpático lo expresa Galeano: “En la época del esplendor democrático de Atenas, una persona de cada diez tenía derechos ciudadanos. Las otras nueve, nada. Veinticinco siglos después, es evidente que a los griegos se les iba la mano con la generosidad.”

187 países integran el FMI. De ellos, 182 casi no existen. El Fondo Monetario, que dicta órdenes al mundo entero y en todas partes decide el destino humano, está en manos de los cinco países que tienen el cuarenta por ciento de los votos: Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia y Gran Bretaña. Los votos dependen de los aportes de capital: el que más tiene, más puede. Veintitrés países africanos suman, entre todos, el 1 por ciento; los Estados Unidos disponen del 17 por ciento. La igualdad de derechos traducida a porcentajes!

El Banco Mundial, hermano gemelo del FMI, es más democrático. No son cinco los que deciden, sino siete. 180 países integran el Banco Mundial. De ellos, 173 aceptan lo que mandan los siete países dueños del 45% de las acciones del Banco: Estados Unidos, Alemania, Japón, Gran Bretaña, Francia, Italia y Canadá. Macanudo, diría mi amigo Liniers.                                                                    Algo similar sucede con las Naciones Unidas. En la ONU, los Estados Unidos comparten el poder de veto con Gran Bretaña, Francia, Rusia y China: los cinco mayores fabricantes de armas. Curiosa paradoja que también velen por la paz mundial. Cuando las papas queman, estas son las cinco potencias que toman las decisiones. Los demás países tienen la posibilidad de formular recomendaciones, que eso no se le niega a nadie.

La democracia crea la ilusión de que el pueblo es el que decide a sus gobernantes los cuales los representan y deciden por ellos. El escritor Louis Ferdinand Celine en el “Viaje al Fin de la Noche” escribía: “Que no vengan a alabarnos el mérito de Egipto y de los tiranos tártaros! Estos aficionados antiguos no eran sino unos maletas petulantes en el supremo arte de hacer rendir al animal vertical su mayor esfuerzo en el currelo. No sabían, aquellos primitivos, llamar “señor” al esclavo, ni hacerle votar de vez en cuando, ni pagarle el jornal, ni, sobre todo, llevarlo a la guerra para liberarlo de sus pasiones.” Terrible sentencia, no?

“La manipulación consciente e inteligente de hábitos organizados  y de la opinión de las masas es un elemento importante de una sociedad democrática. Aquellos que manipulan estos mecanismos desapercibidos de la sociedad constituyen el gobierno invisible que es el verdadero poder de nuestro país… Somos gobernados, nuestras mentes son moldeadas, nuestros gustos son formados,  nuestras ideas son sugeridas mayormente por hombres que nunca hemos visto”, escribió Bernays en su libro seminal de 1929, Propaganda [1] Si puedes controlar las historias que se cuentan y el lenguaje en el que se cuentan, no necesitas de soldados en las calles, si puedes controlar a las personas en sus mentes y en su imaginación no necesitas reprimirlas de forma física. Esta es la sutileza de la propaganda, la tautología de una historia.

 

Queridos homínidos, piensen bien: ¿qué alternativa se nos presenta frente a esta corporocracia que nos venden? ¡Eso es! Ninguna. Sin alternativas, no hay democracia, sólo imperio. Extraño resulta que aún algún homo-social crea que está desarrollando a sus hijos plenamente en el monopolio democrático.

CONTINÚA en una segunda parte 100 veces más interesante que ésta (jugada ni un poquito marketinera)

Mirk.

[1] Edward Bernays, el sobrino de Freud que inventó el trabajo de Relaciones Públicas (antes llamado Propaganda) y que utilizó los conocimientos psicoanalíticos de su tío sobre el inconsciente para crear para las corporaciones y la CIA métodos de control y dominio sobre las masas. Bernays le enseñó al sistema que ligando los productos industriales a los deseos inconscientes de los individuos, se podía lograr que estos hicieran cosas que inicialmente no querían o no necesitaban. Ver documental “The century of the self”