La insoportable levedad del ser

Siendo Leve, serás más ligero que el aire, volarás convertido en viento y, esquivando lo terrenal, no te harás problemas, no te aferrarás tan a piel de las emociones y disfrutarás el día a día bajo una libertad media etérea, ya que tus preocupaciones se harán como plumas en un agujero negro. Tendrás alas, sí, pero correrás el riesgo de perderte en lo vacuo.

Por el contrario, si elijes el Peso, tu existencia se tornará mucho más intensa, pues la carga que llevarás contigo hará que te esfuerces siempre el doble. Aquí habrán dos posibilidades: El peso será mayor a tu capacidad de cargarlo, sobrepasándote, causándote una caída y haciéndote trizas contra el suelo; o, si tienes suerte, lograrás el objetivo (lo que no quita que te hayas quedado sin aire sucesivas veces). Sufrirás, sí, pero gracias al Peso nunca te olvidarás de que te encuentras Vivo.

¿Qué elegirás? ¿El peso o la levedad? ¿Viento o montaña?