No hay más paradoja que la de tu Mente.~

Danger, Danger! (entrada no apta para personas adictas a la conceptualización)

Me acaba de llegar un sms de Oscar Wilde en respuesta al consejo brindado por el señor y la señora Tiempo en el memorándum de la entrada anterior:

“Los buenos consejos solo sirven para pasarlos por alto.

Atte. Oscar Wilde”

Si lo anterior es cierto, es un buen consejo. Entonces, si es un buen consejo lo tendré que pasar por alto, es decir, no pasar por alto los buenos consejos. Ahora bien, si le hago caso al consejo de Wilde, debo pasarlo por alto, o sea no pasarlo por alto…… PUM!

…..

(yo les dije)

Anuncios

Memorándum

En respuesta al post anterior, he recibido el siguiente memorándum:

Señor pasajero del mundo: En este preciso momento, usted está siendo transportado a la eternidad del Ahora.
Para disfrutar su estadía le recomendamos dejar sus pertenencias, recuerdos y fantasías en el guardarropas.
Cordialmente, el señor y la señora Tiempo.

¿Existe un mejor Ahora que el Ahora?

“Hay algo del paisaje que se afea cuando habla un “crítico”. Dibuja mil miserias y una mueca de asco en nuestras caras. Mil miserias diarias desde el crítico de cine hasta el crítico filósofo, pasando obviamente por el político y el periodista: los sufrimientos del país, la vanidad humana, la vacuidad, la tragedia. La crítica filosófica. La tradición crítica.

[…] Se ilumina un goce en el paisaje completo. El crítico (que es también crítico en el colectivo, en la calle, en el quiosco de diarios, etc.) es la función social de un disfrute. Un disfrute perverso de un juego de distancias. Distancia entre dos imágenes –la de la miseria y la de la salvación- que sólo se produce a condición de que aparezcan juntas. ¿Cuánto falta para llegar desde esta miseria a la salvación? Tan cerca ahora, tan lejos después pero siempre a distancia… midamos un poquito más… midamos. ¿Por qué se produce este goce? No lo sabemos. Pero intuimos que es el soporte psíquico positivo de una vida miserable: cuánto más mal esté el mundo, más goce.”
Prólogo de “En medio de Spinoza” Gilles Deleuze.

Querer patear la oscuridad hacia afuera

es una total pérdida de tiempo…

¿Y si abrimos la ventana y dejamos pasar la… Luz?

¿No se irá la oscuridad?