Luna Llena


Alumbrado por la Luna de Escorpio, en la herrumbre de la noche, es el Lobo el que me persigue. Aquel espectro solitario del alma del que nunca me pude despojar, hoy me encuentra débil y me alcanza. Son diez las leguas que nos separan. Cada vez más cerca. Son cinco, cuatro. Ahora tres. De pronto dos. Una. Y ya está tan próximo que dejó de verse,  como si se hubiera metido dentro mio y convertido en una parte indivisible de mi Todo, inexorable naturaleza de mi alma.

De esta manera la persecución cesa dejándome irremediablemente desnudo, como quien se encuentra frente al Espejo sin las mil y un máscaras que antes lo protegían. Indefenso. Solo. Así es que vencido, como quien se enfrenta a la verdad, hoy me entrego al Lobo mientras lo escucho aullar, solitario bajo la luna. Lo escucho atentamente, como si ésta vez… tuviera algo importante que enseñarme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: