Nada más vivo que un recuerdo


Altivas y arrogantes
las pinceladas que tu sonrisa
dibuja en tu rostro,
como recordándome aquel viejo paraíso
al que alguna vez entró mi alma.

¡Oh, amada ninfa!
He visto la luz,
¿y dónde sino en tus ojos?
He estado vivo,
¿y dónde sino en tus labios?
He conocído lo eterno y lo mortal,
lo inefable, lo único, lo real
¿y dónde sino junto a tí?

(Hoy, ya tan lejos de aquellos días,
tu recuerdo me tiene atrapado en sus encantos)

Así, derrítome al pensar
cuánto añoro suspirar palabras
junto a tu pecho desnudo,
acariciando la suavidad de tu tez
y sintiendo a tu corazón arder
cual torrente de fuego.

Si supieras cuántos astros
asíntotas y destinos
sería capaz de atravesar
para tomar una vez más
tus suaves manos
y tocar junto con ellas
las puertas de la eternidad.

¡Oh, amor inalcanzable!
¡Dicha sea la de idealizarte
más que la de juzgarte!

Anuncios

2 comentarios

  1. Giuly said,

    18 noviembre, 2011 a 22:34

    es tuyo? hace añares que no te veo! me gustaria hablar contigo de nuevo!

  2. mirk said,

    19 noviembre, 2011 a 21:49

    Sí, lo escribí yo; pero eso no implica que sea mio. Heidegger decía que el hombre no habla el lenguaje sino que el lenguaje habla al hombre. Por lo que me gusta pensar que el poema no es mio, sino que yo soy del poema.
    A mi también me gustaría verte, Giuly. Ya nos cruzaremos, estoy seguro 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: