El mundo de Ashgearoth


Prólogo

 

El universo, lleno de su inconmensurable magia, repleto de p rofundos y vacíos misterios (aún no develados), albergó hace algo más de 25.000 años (1) a una civilización.                                                                                                    Punto. A una civilización. Ni arcaica, ni avanzada. Aclaro, desde ya, que voy a evitar caer en éstas MUNDANAS descripciones. No pretendo ser como otros colegas escritores, quienes sin necesidad, alegando ser omnipresentes de una verdad absoluta, intentaron, en vano por cierto, clasificar al legendario pueblo de Ashgearoth como una sociedad moderna.                 Según lo entiendo yo, desde mi experiencia, el grado de modernidad de una civilización es espantosamente relativo. Todo depende desde qué perspectiva se la mire, como así también de la evolución mental de la persona que la observa. ¿O estoy equivocado?

En fin, basta solo con entender que Ashgearoth, como se la conoce actualmente (2), no era otra cosa más que una pequeña (por no decir ínfima) manifestación de la infinidad del mismísimo universo.

Vaya paradoja que las leyes del mismo eran solo restringidas para algunos pocos afortunados. La historia nos ha demostrado que, muchas de las pocas civilizaciones que transitaron alguna vez por las aguas de aquel misterioso océano, en el que el mundo de Ashgearoth no era más que una pequeña gota (dotada de elegancia, por cierto), les había costado una infinidad de años de interminables discusiones a sus filósofos, de arduas y tediosas investigaciones a sus científicos, el develar sus más profundo secretos.     Vale aclarar que, aún pasados ya varios ciclos desde el Gran Comienzo, desde la Singularidad, solo se ha logrado llegar a la mediática conclusión que el universo se rige por lo que algunos conocen con el nombre de: “paradojas”. Una de las más famosas paradojas conocidas hasta el momento fue fruto del trabajo del doctor Schrödinger (3). Aunque, la paradoja de él y su carismático gato no nos interesa. Al menos, no todavía.

¡No!, ¿cómo puede ser posible?!, le pido perdón. Qué falta de respeto de mi parte que aún no me haya presentado. Así es como ando últimamente, más colgado que coco en palmera. Me llamo Edward y entre otras cosas, soy historiador especializado en historia antigua. O por lo menos tengo un titulo que así lo certifica. Le cuento, también, que ando con problemas de salud, pues me diagnosticaron una severa“alergitis indiferenctis” (alergia a la indeferencia). Una de las enfermedades más terminales en estos tiempos…

Soy un historiador resignado al paso de los años. Pues la vejez, como una rata hambrienta y desesperada, me está carcomiendo la entereza de mi ser. Y cuando uno se da cuenta de tan terrible y absoluta verdad es demasiado tarde.  No hay bien más escaso que el tiempo…

El legendario pueblo de Ashgearoth…  No quiero parecer soberbio pero me considero un experto en el tema. No pasaba lo mismo hace unos años, cuando había otros ilustrados historiadores que conocían diez veces mejor la historia que su humilde narrador ( daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro). Sin embargo, lamento profundamente la realidad actual, en la que soy uno de los últimos conocedores de historia antigua que quedan. (4)      Los que no fueron asesinados ni secuestrados, enloquecieron presos del silencio. Por suerte para todos nosotros creo que la cordura no me ha abandonado, no todavía. Ni a mí, ni a mi fiel e incondicional amigo Fred. Por lo menos tengo alguien con quien compartir la pesadez de esta carga. ¿Qué hubiese sido de mi persona sin la ayuda de Fred? Mejor ni pensarlo…

Mi trabajo aquí consiste en advertirle a usted, estimado lector, que un nuevo fin está próximo. Dirá usted… “¿Un nuevo fin? ¿Cómo es eso posible? El fin es el fin…” No señor. No se equivoque. No es el fin del mundo. Es el fin de un ciclo. Las cosas pasan, los cambios climáticos están aquí, el sistema se derrumba y esto es innegable.

Como es normal – de hecho ya sucedió otras veces- las viejas estructuras tienden a tambalear hasta desaparecer para dar comienzo a algo nuevo, dotado de frescura. Son tiempos de revelación (aquí es donde tiendo a emocionarme). Sin lugar a dudas, los tiempos que vivimos son marcados por grandes revelaciones que terminan por desentrañar y revelar todo aquello que se encontraba oculto. Lo que parecía increíble e inconcebible surge del fondo de la incredulidad como una verdad que impacta en la conciencia de todos los ciudadanos del mundo para situarlos en plena conciencia frente al fin de una era y el inicio de otra.

Si todo aquello que estaba oculto comienza a revelarse, significa que la verdad comienza a tomar estado público. Los que manejaron a la Humanidad, mantuvieron la verdad bien oculta, porque ello les permitía en el desconocimiento y la ignorancia, controlar y manipular más fácilmente a las masas.

Y heme aquí, queriendo ayudar. La historia se repite. Y estamos próximos a cometer el mismo error que nuestros ancestros en el pasado ciclo galáctico. Pues ahora, ¿Dónde están ellos? ¿Vivos? ¿Muertos?. Ni vivos, ni muertos. Están en leyendas, olvidados y pisoteados por el emperador del Tiempo…

Mirk.

(1) Menos de un ciclo galáctico

(2) El verdadero nombre será revelado más adelante. Por su propia seguridad y la de su familia…

(3) Reconocido Teólogo experimental del Siglo CCXL (240). Si no se encuentra familiarizado con su persona – cosa que dudo fervientemente- recomiendo hacer una búsqueda en la Web. http://www.google.com.ar/#hl=es&q=gato+de+schrodinger&aq=0&aqi=g4&aql=&oq=&gs_rfai=&fp=ef226bed54eff036

(4) Me refiero a historia muy antigua. Más precisamente al anterior ciclo galáctico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: