Para toda la eternidad


[…] Soberbio, sublime, incorrompible. Ningún emperador ha ejercido con tanta rectitud y constancia sus funciones.                                                                Tiene un pasado tan enigmático que nadie sabe a ciencia cierta quién le dio vida, ni con qué oscuros propósitos.                                                                    Algunos hasta han comenzado a sospechar que sería tan o hasta más antiguo que el mismo universo por lo que, según dicen, su sabiduría sería un perfecto reflejo de la Verdad Absoluta. Esto, sin duda, hace de su poder el más grande y noble sobre la Tierra. El más ortodoxo anarquista no tendría otra opción más que rendirse ante sus inquebrantables pies…

A pesar de esto existen, como en toda sociedad, algunos sociópatas quienes, rencorosos y disconformes por su inferioridad, especulan que el Ser que los maneja (si se lo puede llamar Ser, espero no haber cometido una herejía) no es un emperador, sino que es un brujo. Y todos estaríamos bajo los efectos de un hechizo atroz…                                                                                           Acusan al Omnipresente de incurrir en el delito más grande contra la humanidad, haciéndole creer a ésta que es Mortal, con un poder limitado, e incapaz de crear.  ¡Qué absurdas patrañas!

Estos embusteros también han querido, en vano por cierto, sembrar absurdas revoluciones en su reino. Se atrevieron a publicar descabelladas teorías (la más reciente tenía algo que ver con la luz, y otro poco con la velocidad, creo recordar) que, según dicen, sería capaz de vencerlo. Sin embargo, la teoría nada tiene que ver con la práctica y la realidad es que nadie ha estado a la altura de las circunstancias.

Yo, humildemente, me considero mejor que estos pobres paupérrimos, quienes tratando de justificar la miseria de su existencia, culpan a un brujo de fantasía.                                                                                                                          Lejos de perder la sensatez, me inclino a defender la existencia del Perdurable. Aunque de verdad no importa. Nada le importa. La historia (¿qué historia?) no es más que el resultado final de la ecuación de su poder. Para Él, la historia no significa nada, pero lo es todo.

Recientemente, algunos teólogos han descubierto ciertas evidencias que nos incitan a pensar que, antes de existir, los seres humanos habrían firmado una especie de pacto, de contrato, en el cual a cambio de Existir prestarían servicio como bufones de Él.

Con sus gracias, su ciencia, su poesía, sus locuras, sus guerras, su primitiva sabiduría y con su inagotable soberbia, serían un digno entretenimiento para que Él pueda también, de vez en cuando, reír y reír hasta explotar de tanta humanidad.                                                                                                                Aún así, todas son meras especulaciones…

Algunos dirán que el misterio es infinito. Otros que el infinito es misterioso. Sin embargo, yo prefiero no divagar y atenerme a los hechos históricos. Pues ¿Quién soy yo para hacer conjeturas? Nadie. Tarde o temprano deberé enfrentar a mi destino y una vez más, como todos, seré olvidado y pisoteado por el emperador del tiempo. Como siempre Fue, Es y Será…

Mirk.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: